Es muy importante que se realice exámenes oftalmológicos periódicos, ya que existen enfermedades como el glaucoma que dañan el nervio óptico del ojo, que causan pérdida de visión e incluso ceguera.

Los síntomas son variados, desde la disminución de la vista, pérdida de visión periférica o frontal, dolor de ojos y cabeza, aparición de halos color arcoíris alrededor de las luces brillantes y en el peor de los casos, si no hubo atención previa, la ceguera total.

Si tiene más de 60 años, ha padecido diabetes o tiene familiares que hayan tenido glaucoma, es muy necesario que acuda a una revisión oftalmológica.

El tratamiento para curar el glaucoma si es detectado a tiempo puede ser con medicamentos, pero si está avanzado, se realiza una operación con láser para drenar el líquido del ojo que provoca el glaucoma en el nervio óptico.

Como tercera opción para tratar de revertir los daños del glaucoma se puede realizar una cirugía convencional, esto es necesario cuando ni los medicamentos o el láser han funcionado.

Es muy necesario que acuda con su oftalmólogo, porque cuando el glaucoma está muy avanzado y ya ha causado ceguera, es irreversible, su vista ya no podrá recuperarse.